martes, 17 de marzo de 2009

...Y fue feliz!


No era la primera vez que lo ilusionaban en vano. Debe haber sido por eso, que él la esperó como quien espera un café en un bar. Con ganas, pero sin ansias. Tranquilo.
Ella llegó a las 18 hs en punto, de blanco, recién peinada, espumosa y feliz. No se conocían, pero se gustaron al instante y comenzaron a olerse y lamerse, despreocupados de las miradas ajenas.
Yo jamás había presenciado tal escenario. No sabía cómo funcionaba. Qué hacer o qué no hacer.
Y a pesar de qué él tampoco nunca había estado en una situación igual, parecía tener bien claro cómo actuar. Todo es cuestión de instinto, confirmé.
Ella, más experimentada, lo guió con una delicadeza digna de una dama. Lo sedujo y se dejó llevar por ese inexperto que le estaba poniendo tanta, pero tanta voluntad.
Y fue así como al rato, estaban los dos, retozando, salvajes y totalmente en su mundo. Yo los espié un par de veces, obediente, pero tenía miedo de interrumpir tanta magia. Tanta espontaneidad.
Ellos parecían no enterarse, absortos en amarse.
Todo tan tierno que casi casi, se me pianta un lagrimón. Pero haciendo cálculos, se me dibujó una sonrisa.
Mollo debutó señores!!!! Y si fue tan semental como se lo vió, de acá a tres meses, un hermoso canichito será puesto a la venta!!!!!
Bueno, si, perdón por sonar tan comercial. Ustedes bien saben que no soy así, pero frente a la negativa de poder quedármelo… qué voy a hacer sino convertirlo en ochocientos lindos pesitos?
Eso sí, si mi sobrinita lo quiere, para ella va de regalo.

Fer (save the planet)

5 comentarios:

  1. Fede acepta que después de decir ochocientos pesos digas DE REGALO?jajaja VAMOS MOLLIN!

    ResponderEliminar
  2. Era hora de que Mollo demuestre su hombría... Pese a su estilo coqueto en extremo, su porte de mascota chupaconcha de Diva entrada en años y su andar franeleante de botamangas desprevenidas... ¡Mollo en bien macho! Macho y argentino. Solamente le faltaría ser peronista para completar una trilogía digna de su estirpe.
    En algún párrafo me pareció leer la palabra "amor", pero lo de este querido can fue puro instinto, un pequeño semental de Carapa que cumplió su faena despojado de todo sentimiento. A menos que haya leído a Dalmiro Saenz y concuerde que un turno, un mínimo encuentro, le baste para enamorarse. No lo creo. Dejémoslo así a Mollo, futuro padre y démosle la bienvenida al mundo del capitalismo.
    Sin alejarme de cierto cinismo me animo a imaginar que esos 800 pesitos serán más bonitos que su progenie. Y si no, qué bien vendrán...

    ResponderEliminar
  3. Bien Mollo!! ¿Cómo saldrán los cachorros? ¿Balnco como la madre? ¿O negro, como él? Ahora a buscar más hembras, que seguramente Mollo tiene abierto el apetito sexual.

    ResponderEliminar
  4. Y? ya saben qué paso??? quedó "preñada" con el semental de Mollo o no?? habra que esperar!
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Sos como una especie madamme para perros nanda! me preocupa un poco lo de la "experiencia de ella"... es como una profesional?? tiene tarifa con globito o sin globito???
    Aguanto la perra a semejante tsunami de tetosterona retenida?

    El unico dato q no comparto es ese de andar espiando... mira si tu vieja, tu viejo te hubiesen espiado a vos! q onda????
    Te falto filmarlo al pobre mollito ( ahora no tan pobre ) y subirlo a youtube!!!

    ResponderEliminar