martes, 3 de febrero de 2009

Pájaro que comió...


Día: domingo. Lugar: casa. Hora: no la recuerdo con exactitud…8 de la tarde supongamos. Era de día todavía.
Situación: siento que Fede, mi marido, me llama a los gritos: “venía a ver! Vení a ver!” Qué pasó?!!!!! (ese tono de voz siempre me da la sensación de que lo que acontece es algo malo).
Bueno, voy a ver qué pasaba y me encuentro con que estaban todos mirando hacia afuera, más precisamente hacia el balcón (desde la ventana de la cocina). Sin entender todavía, sigo con la vista hacia donde se dirigía la de ellos y me encuentro con algo bellísimo: una cotorrita de plumas turquesa, con el pico amarillo y azul, chiquitita, y tan linda… (hablo en femenino, pero bien podría haber sido lo opuesto). Intento agarrarla y se vuela, pero no muy lejos, intento una vez más y otra, hasta que logro atraparla entre mis manos. Todo muy tierno. Hasta ahí. Porque la muy maldita (para usar un vocabulario correcto) empezó a picotearme los dedos con una tenacidad pocas veces vista; frente a este contexto, mi perro Mollo, un caniche toy negro divino y tremendamente mimoso (por no decir insoportable), corrió a mi rescate conmovido y asustado por mis “aaaaaaaaaaaayyyyyyyy!!!!!!!!!!!!!!, pero temí por la vida de la cotorrita y le dije que se fuera, agradecida por su fidelidad.
Los picotazos se solucionaron con unos cuernitos de grasa que habían sido recién comprados y mis dedos, felices.
De repente un deseo inesperado me envolvió: quería quedármela, guardarla en una jaula (¿??!) y tenerla conmigo para siempre. Hasta yo me sorprendí de esa actitud posesiva, anti ecológica y egoísta. Pero era lo que sentía: si hubiese tenido una tijerita a mano, no hubiese dudado en cortarle las plumas para que la pobrecita no pudiera volar nunca más en su vida (afortunadamente para ella no ocurrió esto último). Fede, escandalizado, me “sugiere” dejarla ir, alegando que quizás sea de la vecina, que seguramente se le escapó. Me dice que le toque la puerta y le pregunte. Ni loca!!!!!!!!!!!!!!!! Esta cotorrita es mía!!!!!!!!!! Mía, mía y mía!!!! Apareció en mi balcón! No tiene ninguna inscripción, nada que indique que tiene dueño! Necesito una jaula!
En los 15 minutos que duró esa escena, yo ya tenía pensado hasta dónde la dejaría para cuando nos fuéramos de vacaciones. Pero la jaula no aparecía.
Me aconsejaron dejarla en el piso, junto con las miguitas hasta conseguir una…me hicieron creer que no se iría, que ahí se quedaría esperando ser privada de su libertad.
No fue así…se quedó hasta que se liquidó cada miga del cuernito de grasa que tan generosamente le di. Y voló, voló.
A la noche, antes de acostarme, lo llamo a mi papá y le cuento lo sucedido. Si, son la cotorritas australianas, me dice. Ah, si? Mirá vos…no pensé que pudiera haber venido de tan lejos. Volverá? No Fernanda, no va a volver. No la esperes. (desagradecida! ojalá haya sido la cena de un lindo gatito).

Fer

5 comentarios:

  1. Creo que lo más lindo de esta historia es la fidelidad de Mollo, siempre al pie del caño para porteger a su querida "mamá"

    ResponderEliminar
  2. Estoy totalmente de acuerdo con Angie.Me encantaron tus crónicas y tu estilo narrativo. Ahora bien, la cotorrita es de las llamadas australianas, pero vino desde Australia?. Uds. qué creen? Bien por Mollito que en realidad no quería defenderte sino comerse a la cotorrita. O ambas cosas?.Adelante que te sigo...!!!!

    ResponderEliminar
  3. Hugo del Carril Concepcion Cesar o HCCC3 de febrero de 2009, 19:10

    No te preocupes Ferchus, seguramente cuando pidamos comida china ( Yankie ), esa cotorrita se convertira en el "pollo" del riquisimo ChawFan.

    Una cosa que no creo de este relato es la valentia de Mollo. Tu perro es tan pero tan gay que nunca se atreveria a enfrentar a una cotorrita, por el solo hecho de ser una "cotorra".

    ResponderEliminar
  4. Me sumo al comentario de Gabriel (qué tal, mucho gusto). Tu perro es lo más! Y cambiando de tema, qué bien el afiche "Nanda"!!!!

    ResponderEliminar
  5. UMMMM YO TENIA UNA "COTORRITA AUSTRALIANA" DE SIMILARES CARACTERISTICAS...
    RESPONDIA AL NOMBRE DE CLARITA, SI VUELVE LLAMALA POR ESE NOMBRE...PERO OJO PORQUE SI RESPONDE A EL ES MIA!!!

    ResponderEliminar