martes, 3 de noviembre de 2009



De colgarse la tarjeta magnética en el pantalón, camisa o cuello si trabajás en un Call Center y sos supervisor, por ejemplo.
De que los espirales vengan pegados de a dos y en el intento de separarlos, siempre se rompan.
De que el paquete de Surtido Bagley siempre traiga más cantidad de galletitas feas (esos palitos que nos los come ni el perro).
De que la gente de Movistar no te deje hacer ningún tipo de reclamo y/o modificación si no sos el titular (pero si llamás para pagar, ese detalle no se tiene en cuenta). Igual eso se soluciona cortando y volviendo a llamar haciéndote pasar por el “titular”.
De sacar boleto de ida en el tren a Retiro, total siempre viene demorado y nadie te lo pide.
De querer cruzar la 9 de julio de una sola vez, con una clara vocación suicida (cuántos segundos te ahorrás?).
De exigir un título de Licenciado en Recursos Humanos para cubrir un puesto de recepcionista ( y pagar poco).
De ser así de intolerantes.
De burocráticos.
De ineficientes.
De individualistas.
No hay necesidad. Pero pasa. Todo el tiempo. Y desde hace tiempo.

Fer (dequeísta)

Se pueden agregar sugerencias...
Éstas no podían faltar:
De disfrazar hasta el ridículo a los repartidores de volantes.
De que algunos patrones obliguen a sus empleadas domésticas a usar delantal a cuadros y cofia haciendo juego.
Definitivamente...no hay necesidad.

5 comentarios:

  1. Entiendo, y la lista sería interminable...Igual, aclaración: la srita que toma puesto de recepcionista a cambio de RR.HH no paga poco, sino que "cobra" poco. ;)
    No es para hacerme la nariz respingada, pero como bien sabés, acabo de venir del viejo mundo. Una cosa descubrí: son tremendamente burocráticos! para todo! Pero, la diferencia es que esa burocracia funciona para que todo funcione, por el simple hecho de que todos cumplen su función "correctamente" en esa burocracia. Y las cosas, al final, salen, se ven, se hacen. Eso. Y todo lo puedo resumir en una sola cosa: educación. No pude encontrar otro secreto: educación.
    Ceci

    ResponderEliminar
  2. No hay necesidad de que en el Carrefour de Carapachay tenga numerosas cajas pero sólo habilitan cuatro o cinco y siempre las colas sean impresentables
    No hay necesidad de que los trenes de Ferrovías que tienen horario 13.35 o 14.05 siempre sean impuntuales, esos dos nuncan llegan a horario
    No hay necesidad de que el Pato se haya comido los dos goles el domingo
    No hay necesidad de que el mundo este lleno de garcas

    ResponderEliminar
  3. No hay necesidad de escribir estas líneas, pero como este es mi blog favorito me da placer leerlo y dejar un comentario.
    Aquí algunas de esas pequeñas cosas que me indignan a diario:
    -No hay necesidad de pelar la notebook en un bar mientras te tomás un café...
    -No hay necesidad de clavarse en la puerta del subte y subir sin esperar (ni dejar) a que los de adentro bajen...
    -No hay necesidad de decir "nada", "digo" o "tipo que" en una de cada tres oraciones...
    -No hay necesidad de escuchar cumbia a tope en el auto y obligar a los demás a oirla...
    -No hay necesidad de seguir llamando "Facha" a Adrián Martel...

    ResponderEliminar
  4. ya que estamos pongo mis no necesidades:

    - no hay necesidad de apoyar el celular en la mesa de un resturante como si fuese una 22
    - no hay necesidad de comprarte la maxim,
    - no hay necesidad de dejar tu comprobante de debito apoyado sobre el cajero diciendo a los 4 vientos que tenes 20 luquitas disponibles
    - no hay necesidad de comprar cosas innecesariar en el carrefour de carapachay
    - no hay necesidad de escribir en el blog solo para decir que te fuiste de viaje
    - es nesario' que no vuelva nunca mas

    ResponderEliminar
  5. No hay necesidad de que los remises toquen bocina en vez de tocar el timbre, como recién que el remisero tocó la bocina a las 2.22 a todo trapo como si fuera las 11 de la mañana, encima era enfrente

    ResponderEliminar