martes, 4 de agosto de 2009

Pijamas versus Jogginetas


Nunca en la vida usé pijamas. Siempre sirvieron para ese fin, joggins viejos, babuchas, shorts pasados de moda.
Recuerdo que en los días previos al casamiento, la preocupación de mi mamá era qué iba a ponerme para la noche de bodas…eh? Noche de Bodas? Ay mamá, esa noche no existe. Primero porque no es de noche, y segundo porque con los 220 clips que me puso el peluquero en la cabeza, no hay nuevo marido que resista la espera de sacarlos. Pienso ponerme mi calza rota, la que uso siempre.
Ay, Fernanda! Cómo te vas a poner eso? Vas a estar hecha una zaparrastrosa! Mamá, Fede ya me conoce, sabe que no uso pijamas. Menos camisón, olvidate. Es lo más incómodo que existe. Te levantás con toda la tela en el cuello.
Pero se ve que no la convencí. Porque a los días se apareció con un conjuntito rosa con lunares negros, divino, pero…yo no uso pijamas!!!!!!!!!!
Para no despreciar el gesto, se lo recibí y lo llevé en la valija rumbo a la luna de miel. Tuvo suerte, viajó a Cataratas, se alojó en un hermoso hotel, pero el pobrecito nunca logró salir de la valija.
Lo usé un par de veces, pero las jogginetas se pusieron celosas y tuve que archivarlo en el cajón.
Finalmente tuvieron destinos separados. La parte de arriba la doné a un hogar y la de abajo se la di a un amigo muy especial.
Cosas que pasan.

Fer (NO al babydoll)

3 comentarios:

  1. A veces, cuando paso por una casa que vende pishamas me pregunto quién puede comprarlos. Una vez tuve uno, de esos de franela, rayados azul y celeste, muy lindo y todo lo que quieras... pero dormir con eso es incomodísimo: se va retorciendo, se sube, te ahorca.
    Por eso, ningún pishama: un shortcito de fútbol, un boxer, o nada... Si total, para abrigadas están las cobijas. Para dormir, como para bañarse, mejor no ponerse pilchas.
    Besos
    Pablo (ZZZZZZZ)

    ResponderEliminar
  2. Jajaja! yo voto por las jogginetas o pantalones hippies para dormir.

    ResponderEliminar
  3. ¿Cómo que en Noche de Bodas no hubo babydoll?
    Debo confesar: años atrás no había noche que dejara de usar pijamas, tuve esa costumbre. Me acuerdo de uno que le tomé cariño: la parte de arriba se parecía al buzo que usó Nery Pumpido en el mundial de México 86! Lo usé hasta quedaba lástima. Creo que me lo ponía para creerme un campeón del mundo.
    Pero ahora ni por orden de un juez uso pijama!!

    ResponderEliminar