miércoles, 15 de julio de 2009

LLame ya!!!!


Thank you for calling the (nombre de la empresa, que variaba según el llamado) Rebate Center, what can I do for you?

Fui cómplice de una mentira, llegó la hora de confesarlo. Fui víctima de la globalización, de este país devaluado y del consumismo a cambio de premios.
Nunca en la vida imaginé que saber inglés, iba a convertirme en tan buena actriz.
Trabajé en el call center de la Empresa Cube Corp, quienes te entrevistaban en sus hermosas oficinas de Puerto Madero, pero una vez contratada, el lugar de trabajo era Pacheco. Eso sí: vos llegabas como podías, atravesando flechas, baldíos y algo de barro los días de lluvia; pero a la vuelta, ellos tenían la gentileza de acercarte a puntos estratégicos por una módica suma de un peso con algo diario. Una ganga.
Nos “entrenaban” para mentir, nada de ser improvisados. No señor. El lema era: si miente, que no se note. Y si se nota, no cobra el premio. No ha llegado al objetivo. I am sorry for you darling.
Entonces, eso se traducía, para que lo entiendan, en atender llamados de Estados Unidos y Canadá, simulando estar en Chunhunsen, Minesotta (no tengo la más remota idea de dónde queda eso, apenas si me sale pronunciarlo), pero, obviamente, desde Pacheco, a pasitos del Tropi Tango Bailable.
Los llamados eran, básicamente, para canjear premios que la gente accedía luego de haber comprado algún producto (celulares, tarjetas de memorias, vinos) y enviado los respectivos requisitos para “aplicar al otorgamiento”. Pero oh, casualidad! siempre algún papelito faltaba y el premio no era concedido. Una real engaña pichanga para incrementar las ventas. Y el rosario de insultos por no darles lo que creían merecido, era digno de una cadena de oración. Interminable.
Y ni pensar en cortarles, ni acotar algo, porque siempre había alguien supervisando la llamada y si llegaba a escucharte, zas! Otra vez no cobrabas el premio.
Sin excepción, así quedase fuera de contexto, había que decir al menos un “apologize” (pedido de disculpas) POR QUÉ??? Si no te hice nada para que me disculpes!, pero no importaba, había que hacerlo.
El tema del tiempo de llamada era otro ítem fun-da-men-tal. Todo quedaba registrado. Nada pasaba desapercibido por el sistema buchón de minutos y milésimas de segundos. Hasta ir al baño era una complicación. Y si no llegabas al tiempo impuesto, quedabas vilmente escrachado en un pasillo donde se encontraban los “lentos”. Humillante.
Lo mejor del día era cuando entraba una llamada en español, que por regla general, se atendía en inglés; pero cuando del otro lado solicitaban “alguien que hable español”, lo que se hacía era decirles que aguarde unos minutos, se lo ponía en espera, y con otra voz, como si fuésemos la entrañable Milagros López, le decíamos: gracias por llamar al centro de rebate, en qué puedo ayudarlo? Y ahí sí que lo disfrutaba. Un día era cubana, otro portorriqueña, otro venezolana. Era lo único que me divertía, en ese clima de cuasi colegio secundario.
Cuando mis sentidos se rebelaron, me fui. Sin saber aún, que esa experiencia iba a transformarse en crónica.

Fer (ya no llame, se vendió!)

5 comentarios:

  1. Asi que Cube Corp¿? ...realmente sorprendente lo Argentinizado de la Globalizacion!
    Una demostracion de porque nos siguen dando trabajo los yanquis, por nuestra capacidad de dar vuelta cualquier situacion!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. No tengas dudas que tu experiencia en el call center la tenes que poner como trayectoria en el mundo de la actuación. En tu CV tiene que figurar en el rubro actoral!!!!!

    ResponderEliminar
  3. ¿Los yankies nos dan laburo? Bueno, quizá así llaman ellos a amontonar decenas de personas, vigilarlas, exprimir sus conocimientos, psicopatearlas y pagarles dos mangos (no en dólares). Un "laburo" que ellos no harían en su país por este salario argentino y que los más "regalados" inmigrantes tampoco podría hacer por su limitado conocimiento del inglés.
    Allí aparece la "solución argentina": gente bien capacitada y barata.
    Saludos por Chunhunsen...

    ResponderEliminar
  4. ¿Los yankies nos dan laburo? Bueno, quizá así llaman ellos a amontonar decenas de personas, vigilarlas, exprimir sus conocimientos, psicopatearlas y pagarles dos mangos (no en dólares). Un "laburo" que ellos no harían en su país por este salario argentino y que los más "regalados" inmigrantes tampoco podría hacer por su limitado conocimiento del inglés.
    Allí aparece la "solución argentina": gente bien capacitada y barata.
    Saludos por Chunhunsen...

    ResponderEliminar
  5. globalizacion = exclavizacion
    Viva McGuevara por la involucion!

    ResponderEliminar