lunes, 22 de junio de 2009

Yo? hago yoga!


Qué bien se te ve, estás bárbara! Te parece? Debe ser porque estoy haciendo ioga …crick….crick…. estás haciendo qué? Yoga, pero en realidad de pronuncia ioga. Silencio.
Bárbaro! Y dónde vas? Acá cerca, por Palermo. Y caro che? Mirá, sale $250 pesos por mes una vez por semana una hora, pero me lo re re re recomendaron y la verdad es que el lugar está increíble, el profe es un divino y yo me siento muy bien, asi que lo vale.
Me contracturé de sólo escucharla.
Jamás podría relajarme pagando esa suma de dinero. Imposible.
Igual, para muchos, todo pasa por estar “in” o “out” (adentro o afuera, para que nadie quede excluido).
Decir ioga, shoga o yoga. Tener un tono normal de voz, o uno fingido… vivir en Palermo, las Cañitas, Recoleta o en el resto del mundo, que ni idea tienen de cómo se llama (al final el problema era semántico!).
Estar adentro involucra esas cuestiones y muchas más, estar afuera, también. Pero se puede estar adentro, incluso estando afuera, como tocando de oído, con un pie sí y otro no, porque para tanto no da. Eso deberá ser estresante. El aparentar que si, pero no.
Y al final para qué? Si el esfuerzo desmedido por pertenecer se marca hasta en las venitas de la cara. Y cómo deschava.
No es acaso, mucho más cómodo ser como cada uno es? Sin apariencias, sin disimulos, sin maquillajes que tapen las líneas de expresión, naturales. Con alguna que otra sonrisita de compromiso guardada, como un as en la manga, si la situación amerita.
Porque da la impresión que el mundo está lleno de gente que quiere entrar en la camisa “small” cuando ni en sus mejores años hubiese cabido; y entran, sí, pero a fuerza de estar apretadas, con la panza metida, incómodas.
En lugar de aceptar con orgullo su talle, su lugar, su esencia, caer mal, bien, excelente, pero no dejando nunca de ser lo que cada uno es.

Fer (Es lunes, tengan piedad)

9 comentarios:

  1. No sé si más cómodo, pero lo ideal sería ser como uno es, sin importar nada. Habría que llevar un cartel con la leyenda: "Soy así, sino te gusta jodete". Pero la culpa es nuestra que a veces hacemos cosas por el que dirán o para quedar bien. A veces nos sumamos a los tontas iniciativas que, por ejemplo, cuando se viene una fiesta hay que adelgazar, como si en la invitación del casamiento o del cumpleaños de 15 diría: gordos, prohibida la entrada!!
    Seamos como somos!!

    ResponderEliminar
  2. Hacer yoga es muy recomendable para distender tensiones, relajar el cuerpo y conectarse con uno mismo. Hace años que empecé con esta prácticay me cambió la vida.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Cuánto prejuicio con la gente que vive en esos barrios! Eso tampoco está bueno! Hay gente copada en todos lados, hasta en Palermo o Las Cañitas. Acaso en tu barrio no hay gente de mierda también? Y gente careta? Vos hablás de ser como uno es, pero también hacés un personaje, correcto? Te dejo pensando, besito

    ResponderEliminar
  4. Yo vivo en Palermo y si hiciera tal vez diría "ioga" (no me da el carácter para tal práctica). Supongo que habría que ser más contemplativo o tolerante con los gustos de todos.
    Imagino tal vez que en todos los barrios habrá gente tipo "rubia tarada" pero tal vez el color de pelo sea cobrizo o negro.
    Pertenecer... bueno, tal vez. Yo quiero pertenecer a una sociedad plural, sin prejuicios, con mentalida abierta donde cada cual haga lo que le plazca y sí, me alejo de la gente indiferente, intolerante, prejuiciosa, aunque puedo convivir a pesar de ello porque de eso se trata este babel, o no?
    Palermo es un barrio lindo, con calles arboladas, movida gastronómica gente buena y también gente insoportable...

    ResponderEliminar
  5. yo vivo en palermo25 de junio de 2009, 23:30

    Nena, qué prejuicios! Psicólogo ya!!!! Hay gente para todo, de toda clase de personas y en todos los barrios. Te lo digo yo, que hago yoga y vivo en Palermo. Será envidia lo tuyo? Nunca lo pensaste? Analizalo!

    ResponderEliminar
  6. Jajajaj!!! se sublevó Palermoooo! no es para tanto. Cada uno piensa, dice, escribe lo que se le da la gana. O acaso nadie tiene intolerancias?
    Haya paz-

    ResponderEliminar
  7. Las Crónicas de Nanda26 de junio de 2009, 16:56

    Estimados lectores:
    Esta Crónica amerita una aclaración de mi parte. No fue mi intención herir suceptibilidades, y si lo hice, vayan mis disculpas para quienes lo hayan sentido así. Es evidente que hay gente de todo tipo en todos lados.
    De todas maneras, celebro estas discrepancias. Gracias a todos por molestarse en dejar un comentario. Todos son bienvenidos.
    Al que le pique, que se rasque. Besos

    ResponderEliminar
  8. los que hacen yoga ioga hioga, son todos narcisistas, egocentricos y menemistas! Desde el querido blog de nanda, les declaro la guerra a su meditacion insoportable!

    Luego de varios estudios realizados ( universidad de Oxford ) llegue a la conclusion que las mujeres que practican "ioga" son histericas, y los hombres unos terribles eyaculadores precoces.

    ResponderEliminar
  9. Somos personas y "personae"se le decía a la máscara que usaban los actores para representar un personaje(en la Roma antigua). Y es así, como personas que somos, cada cual representa un personaje en esta vida real; muchas veces coincide con nuestro yo íntimo y a veces no; todo depende de lo que queramos que los demás vean de nosotros y cuánta hipocresía haya en esta sociedad.Y si no, fijate, personas que parecían respetables y que resultan ser abusadores de niños. Y sin distinción de barrio donde residen. Lo importante, para mí,es reconocer cuáles son nuestras limitaciones y aceptarlas y no perder los espacios de socialización que nos contactan con otros seres para aprender a conocernos más.

    ResponderEliminar