jueves, 17 de junio de 2010

La Argentinidad al palo (del arco)


Primer tiempo, en viaje.
Primer gol, apenas bajé del tren.
Festejo en Plaza San Martín, lleno de gente.
Segundo tiempo, en un bar, SOLA.
En todas las mesas, al menos había dos personas.
Segundo gol, todos abrazados. Viva Argentina! Iupi iupi!
Yo sola, gritando como desquiciada.
Tercer gol, el chico de la mesa de enfrente agarra con ambas manos sus partes pudorosas haciéndole gesto a la pantalla del televisor (a los jugadores coreanos, supongo) como diciendo “tomá ésta".Cochino.
Yo siempre sola, hasta el final. Bueno, tan sola no, pobre mi café con leche y el tostado, que me acompañaban.
Cuarto gol (fueron cuatro, no?) aplausos generales, más abrazos, dos se palmearon los hombros, como que no les dio para abrazarse.
Final del partido. Emoción.
Pagué la cuenta, rompí el ticket y en un acto de algarabía entusiasta, los desparramé por la vereda. Re loca.

Fer (vamos Argentina, carajo!, con más énfasis en la parte de carajo)

3 comentarios:

  1. Podrías haber extendido tu locura en un gaste a los coreanos, sin ser tan ordinaria como el muchacho del bar: le rompías el ticket del super coreano y le festejabas en la cara con una mínima dosis de papelitos... vas a dejar al cajero repitiendo su consabido "no entiende, no entiende". Y sí... ¡Vamos Argentina, carajo!

    ResponderEliminar
  2. Amiga, quedate tranquilo si la Argentina se clasifica primero el partidos de octavos de final es domingo a las 15.30 asì que vas a poder gritar los goles con Fede,Lara y tus sobrinos
    ¿Falta mucho para el 8 de agosto? Quiero volver a la BOMNONERA

    ResponderEliminar
  3. pense que de la emocion argentiniana te ibas con el pibe de la otra mesa. O por lo menos le abrazabas algo. Cochina

    ResponderEliminar