miércoles, 28 de octubre de 2009

Estoy perdiendo imagen a tu lado


Largo rato anduve rumiando con mi conciencia para decidir si esta verdad, tan inocente como tremenda, salía por fin a la luz. Después de una larguísima charla con mis recuerdos, que se me antojaron caprichosos, de idas y venidas, el veredicto fue rotundo. Tengo que compartir esta carga y contarle al mundo lo que fui. Sin pudores ni orgullo. A cara lavada y sincera.
Fui, queridos míos, presidenta del Fans Club de Emanuel Ortega. Uff, lo dije. Se siente liberador. FUI PRESIDENTA DEL FANS CLUB DE EMANUEL ORTEGA. Genial. Con mayúscula me gustó más.
Junto a mi entrañable amiga de la infancia y primera adolescencia, Eliana, colorada, divertida y muy inteligente, decidimos un día de verano, entre risas y ocurrencias, formar un Club de Fans. No sabíamos quién sería el destinatario. Se nos ocurrió hacer uno de un tal Nacho, del programa “Jugate Conmigo”, pero nos dijeron que ya existía uno. Y pensamos en ese chico flaquito, muy rubio lacio y lleno de granos que cantaba hagámoslo de una vez/de una vez, que nos parecía hermoso.
Llamamos a la radio, hablamos con Daisy May Queen en vivo y en directo (guauuuu!) y sin nada armado, dimos el teléfono de la casa de Eliana al aire, dispuestas a hacer socias a quienes lo quisieran. El teléfono no paró, literalmente, de sonar. El padre de Eliana estuvo a punto de llamar al 114 porque no podía comunicarse con su familia y temía un desperfecto en la línea, pero no, eran todas las admiradoras escondidas de ese tal Emanuel Ortega que salían a la luz. Afiliamos al barrio entero, cual censo casa por casa, donde hubiese una adolescente (y no tanto) entusiasta a enrolarse en la causa.
Asi fue como en un par de meses, contábamos con más de trescientas socias y el Fans Club era decretado, junto con otros 6, Oficial. Eso nos daba ciertas ventajas y más responsabilidad. Nos regalaban entradas de sus recitales para sortear entre las socias, nos informaban antes que a nadie los futuros conciertos, viajes y demás eventos sociales en los que nuestro chico (blond) se vería involucrado. Decretamos que nuestra madrina sería Julieta Ortega (y creo que ella nunca se enteró). Pero ofició como tal en nuestras tantas guardias en su casa de Recoleta.
Eliana tenía la ventaja de ser la mayor de cuatro hermanos; yo la desventaja de ser casi la menor de 5. Eso significaba que no me dejaban ir a ningún lado sola. Por lo que toda la familia padeció mi fanatismo inexplicable. Hasta Fede, que en ese momento no era ni mi novio, sumaba puntos para acompañarme a cuanta radio, programa de televisión o lugar estuviera el hijo de Palito ex changuito cañero (y actual acompañante terapéutico de famosos en rehabilitación).
El tiempo pasó, crecimos y un día nos levantamos y decidimos, de forma unánime, que ya no nos gustaba más. Tenía demasiado acné. Mucha cara de boludo. Y muy flaco.
Discrimiación? Si, absolutamente. Transferimos nuestras socias a otro Club de Fans, previo aviso a cada una de ellas, como corresponde. Asentamos en Actas la disolución (créase o no: mi madre, como buena abogada, nos hacía llevar un acta de reuniones) y pusimos fin a esa ocurrencia. Nuestros rumbos, a partir de entonces, tomaron caminos distintos, pero siempre, siempre voy a recordar esos años como los más divertidos de mi vida.
Eliana querida, para vos va esta Crónica, con todo mi amor.


Fer (y dicen que la primera presidente mujer fue Cristina K!!!!, pero por favor!)

7 comentarios:

  1. Inolvidable... Como aquella tarde en que atravesamos la ciudad entera para llegar desde Carapachay a Avellaneda, donde se presentaba este Orteguita. No por mi fanatismo (aclaro a los demás lectores de las crónicas, eh) sino para acompañar a la Presidenta del Fans Club, cuya edad todavía no la habilitaba a recorrer tales distancias en soledad.
    El tema es que recién ahora me entero que Julieta era la "madrina" de la entidad. Bueno, ella tampoco lo sabía... Pero si aparecía, quizá yo también me anotaba... sí, eso "hagámoslo de una vez"...

    ResponderEliminar
  2. excelente cronica me rei mucho, pero pense que ibas a terminar terminar con el mito y decir la verdad a 4 vientos -SI, EMANUEL ES TRAGASABLE POR MAS QUE TENGA 18 HIJOS.

    ResponderEliminar
  3. Hay un desventaja con la disolución del club de fans: se pierden el NUEVO CD que por estos días está por sacar Emanuel Ortega..... que pena se lo merecían...
    pero no hay que arrepentirse, quien les quita lo bailado... aparte como dicen "quién no tiene un muerto en el placard"

    ResponderEliminar
  4. dicen q se lo curtia Mateico.
    el tic ese que tiene con la lengua, es por su obsecion al p.

    que buena que esta la mujer, injusticia

    ResponderEliminar
  5. Ay ay ay, Fer! Como no voy a recordarlo! Frente a los demas (mis hermanos y algunos amigos que se enteraron por ellos) me da siempre un poquito de pudor, verguenza; pero para mi, fue y es un gran orgullo habernos propuesto semejante hazaña y haberla podido concretar hasta el final, hasta la cima, jaja!
    No se como podés recordar tantos detalles; yo no recordaba la charla con daisy, ni la supuesta madrina Julieta; si, el incansable puerta a puerta y el seguimiento telefónico de cada una de nuestras fans, las "multitudinarias" reuniones en el obelisco, y tu pie sufriendo bajo la rueda del auto que llevaba a Emanuel luego de un recital en el opera (¿era el auto que llevaba a Emanuel?)...
    Lindos recuerdos, linda infancia, lindas semanas juntas solíamos pasar. Con esto y nuestras infaltables listas de "maldades", las "rifas" por un helado, jaja.
    Gracias Fer por traer estos recuerdos hacia mi hoy y dedicarme esta nota.
    Con todo mi amor, te prometo también que pronto te sorprenderé con otro recuerdo que hace poco encontré. ... Leer más
    Te mando un beso grande grande,

    Eliana

    ResponderEliminar
  6. A ver linda, y como se llamaba tu fans?

    ResponderEliminar
  7. jaja Arrugó, no quiere dar el nombre
    Esta, si lo ve a Emanuel Ortega, se mea todaaaa jaja lo que daría porque el pibe le mire de reojo nomás.
    Te has quedao con las gana parece che!

    ResponderEliminar