jueves, 13 de mayo de 2010

El Señor de los Anillos


Al igual que en Japón, donde los estratos sociales se regían de acuerdo a qué artistas pintaban los kimonos, en nuestro país, la misma medición podría realizarse, usando como parámetro, los anillos de casamientos.
Claro está, esto solo sería válido para quienes se encuentren o se hayan encontrado alguna vez, dentro de ese estado civil. Por lo que mi teoría podría ser aplicada únicamente a ese grupo de personas.
Cómo llegué a esta conclusión? observando. Es impresionantemente coincidente la relación que existe entre el anillo (grosor, tipo de oro, ornamentación) y el nivel social de la persona que lo posee.
Podría ser casual, pero no lo es. Sino, observen ustedes mismos y después cuéntenme cómo les fue.
Todos mis jefes (y he tenido varios) llevaban puesto un anillo de oro, ancho, pesado, labrado, importante. Y todos ellos, sin excepción, tenían una interesante cuenta bancaria. Eso no es coincidencia. Es una realidad irrefutable.
Para descartar cualquier sospecha de calificar este riguroso estudio como un hecho aislado, recurrí a los dueños de los locales de la calle Libertad, conocida por sus joyas, y fueron ellos quienes confirmaron, por unanimidad, mi flamante teoría.
El lingote de oro cuesta una fortuna, y es cada vez más prohibitivo. Pero si Usted piensa en casarse y no posee demasiado dinero, no se preocupe, por unos quinientos pesitos, le venden un par de alianzas finitas, pero muy bonitas.
Y hasta quizás le acepten por veinte pesos algún otro anillo (de oro, mínimo) que ya no use para fundir el material y hacer otro bien ancho, pesado e importante para quienes puedan gastarse lo que Usted gana de sueldo, en un par de alianzas.

Fer (ca(n)sada)

2 comentarios:

  1. No será la alianza más gorda pero sí la más gorda de la Alianza: Lilita Carrió... Cuac
    Y aunque sea de oro (120 kilates) con esa no me caso... Cuac 2

    Aro Geraldes (mode Virutita ON)

    ResponderEliminar
  2. esta muy buena crónica me hace acordar a un capítulo de La Niñera cuando por fin el jefe y padre de familia le pide casmaiento a su empleada y como estaban (no me acuerdo los motivos, creo que le habían robado)en un calle sin salida, en medio de basura le da como alianza de compromiso la chapita que se usa para despatar la latas de coca: no importa si el anillo es de grande, chico, de oro o de plástico, lo importante son los sentimientos

    ResponderEliminar