viernes, 8 de mayo de 2009

Punto y aparte!


Buenísimo!!!! Tengo 546 puntos para canjearlos por premios!!!!! Entusiasmadísisisisima, entro al Catálogo on line y descubro que no me alcanzan ni para un juego de repasadores. Ni siquiera para una cuchara de madera; para eso hay que tener alrededor de 1400 puntos, mínimo. Entonces a la primera conclusión que llego es que para poder acceder a algún producto mas o menos interesante, tenés que tarjetear a lo loco; la segunda es que para tarjetear (y poder pagarlo) debés tener unos ingresos que te permitan hacerlo y la tercera, es que este tipo de “promociones” me excluyen completa y absolutamente. Motivo por el cual decanta una cuarta conclusión: los beneficiados son, una vez más, los que más tienen.
Si, okey, ya se que no es un descubrimiento genial. Todos ya se habrán dado cuenta que la ecuación es así. Y que los incrementos de todo tipo, en la mayoría de los casos, afectan al desgastado bolsillo de la clase media (la baja ya ni siquiera entra en discusión) y que la balanza de la equidad social nunca fue tal. Pero no por eso dejan de sublevarme este tipo de situaciones.
Desde que el mundo es mundo que existen las desigualdades, no hablando en términos de capacidades, sino de oportunidades, que es la más terrible de todas. Ya lo proclamaron los franceses en su revolución: libertad, igualdad y fraternidad…(un segundo que busco esas tres palabras en el diccionario). Listo. Es que no me acordaba lo que significaban. Ahora que refresqué la memoria corroboro que definitivamente habrán quedado en otra parte, porque acá por lo menos, creo que nunca llegaron.
Hay otras que resuenan como eco y que tan bien quedaban en los discursos políticos. Se acuerdan de la Justicia Social, la Soberanía Política y la Independencia Económica??? Si alguien sabe el paradero, avisen por favor, que hace rato que las ando rastreando.
Igual, la vida te recompensa, junté unos puntitos pagando muuuuchas boletas por Internet y me alcanzó para tres chocolates y medio kilo de café.
Vamooooooos!!!!!!!!!!! Quién dijo que todo está perdido….

Fer (pum! para arriba)

4 comentarios:

  1. Sí, está clarísimo: esta no es aquella Argentina con la que soñaba el General. Todas las promociones fabulosas están destinadas a gente que no las necesita. Si para ganarte un puta juguera que vale 200 mango, tenés que acumular 25 mil puntos, entonces tendrás que gastar unas 15 lucas con la tarjeta. Ahora bien, si tengo 15 lucas para tarjetear, me compro una juguera con mp3, 'blutut' y la concha del mono incluídas.
    Es como ir a comprarte un Citroën C4 y la concesionaria te regale una birome que diga "La Garonza Automotores". Es un regalo, sí, pero se te están cagando de risa en la cara.
    Pero lo que más molesta es esa mentira de la "promoción", de hacerte creer que te están regalando algo que ya pagaste veinte veces. Igual te vas a tu casa con una 'happy birthday face' portando el paquete de madalenas y dos latas de pomada marrón que "te ganaste" al entregar los 5.000 puntos que tenías.
    Es verdad lo que decís en el final... ¿Quién dijo que todo está perdido? Yo vengo a ofrecer mi Juan Perón.

    ResponderEliminar
  2. Quédensen tranquilos nuestros problemas quedarán solucionados el 29 de junio cuando se sepa quién ganó las elecciones. ¿O soy muy ingenuo? Juauajauajauajuajaua

    ResponderEliminar
  3. el dia que llegue a juntar 15568 puntos, vamos con mi chica al supermercado del punto rojo, y cuando vamos a cambiarlos por una panquequera, un sr hijo de puta nos dice "sus puntos estan vencidos, vencieron el mes pasado". Casi rompo todo. A partir de ahi compro en los chinos, que ni me saludan, pero por lo menos no me ilusionan con truchas fantasias.

    ResponderEliminar
  4. Maria Mendoza ha escrito a las 17:10 del 08 de mayo
    que mundo paradojico!!! los premios mas caros para los mas ricos y los mas baratos para los mas pobres, si estamos en el mundo del reves!!!

    ResponderEliminar