lunes, 4 de mayo de 2009

Mirame, mirame, mirame,mirameeeeeeee


¿Hay necesidad? ¿No le resulta incómodo andar llevando a cuestas a sus seis (¡!) hijos colgados del cuello? Yo, que soy madre, adhiero a la idea de que ellos son nuestro mayor orgullo, pero de ahí a colgármelos en forma de dije creo que hay una gran diferencia.
Me pasé todo el viaje mirándola y es verdad, llamaba la atención…una mujer joven con seis hijos enchapados en oro, no pasa desapercibida. Pensé que quizás ese haya sido su objetivo: llamar la atención y esas criaturitas ni siquiera fueran de ella; tal vez tenga dos o tres, y el resto es puro relleno, como para que la gente piense: qué valiente! Qué audaz! Traer seis hijos al mundo (y a este país en particular)! Y qué bien se mantiene! (eso último lo pensó quien escribe).
Barajo esta teoría de la mentira porque me resulta impensado poder mantener tantos críos, salvo que ambos progenitores sean magnates americanos.
Y además, me dieron ganas de aconsejarle que, tal como está planteada la situación actual, no tiente a la mala suerte de quedar con tortícolis por un arrebato inesperado.
Quizás piense de esta manera porque no soy amante de la bijou , y menos de materializarla a través de muñequitos feos. Imagínense ir por la vida, cual ekeko,con toda la troupe de hermanos, tíos, nietos, sobrinos y demas allegados. La carga, sería un peso inhumano.
Señora, si tanto le gusta adornarse, cómprese una linda cadenita, agréguele un bonito corazón opaco (cosa de no avispar malandras) y salga nomás a la calle. Pero a los chicos, déjelos tranquilos en casa.

Fer (intolerante?)

2 comentarios:

  1. No sé a quién se le habrá ocurrido la idea de colgarse un dije con una figura infantil por cada hijo que tuvo, pero no está mal. Ahora, me dan por las pelotas las copias: las que creen que son malas madres porque no se los ponen, las que creen que "hay que tener" la cadenita porque todas las tienen. ¿Por qué en vez de una cadenita no se hacen un piercing en los pezones con los pibitos de oro tintineando?
    Con ese criterio de acumulación y exhibición de la progenie, los padres también deberían portar en sus cuellos las siluetas de los pequeños. Bueno, dejaría fuera a Justo José de Urquiza, que reconoció a 23, pero de quien se dice que le aportó a Entre Ríos unas trescientas criaturas. Quedaría jorobado con semejante peso, con un permanente dolor de nuca.
    Ta bien: un dije por cada hijo. ¿Y por qué no uno por cada libro escrito o por cada árbol plantado? ¿Palermo podría colgarse una pelotita por cada gol que hace?
    Basta, son muchas preguntas juntas (y bastante pelotudas) para esta hora de la mañana...
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Buenas, me acaba de escribir el fabricante de dijes con forma de niño y me pidió que cambien de tema porque le acaban de anular un pedido de 200 niñitos....
    segundo: lo peor es lo de las madres olvidadizas: conocí una madre que una vez se olvidó de ponerse ujn dije y envez de llevar con orgullo a sus cuatro hijkos, tenía tres dijes. Pobre el que se sintió discriminado y olvidados, como el caso de araña Gallardo que en una entrevista se olvidó el nombre de su hijo mayor, ahí no había dije que lo salvara
    Por último: ¿las madres que llevan a sus hijos en el cuello, también lo llevarán en su corazón y en su pensamiento?

    ResponderEliminar