jueves, 29 de enero de 2009

Reencuentro


Ayer, volviendo en el tren, del trabajo a casa, como bien decía el Gral., presencié el reencuentro de dos extraños (no entre ellos, obvio, sino para mí) que no se veían desde hace 19 años; y lo que me atrajo de ese reencuentro, no fue el reencuentro en sí, porque no me estaba ocurriendo a mí, sino que NO haya ocurrido por feisbuc!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Increíble!!!!!! Se estaban viendo cara a cara, después de 19 años! Se estaban abrazando con un afecto que dejaba entrever que se habían querido mucho. Que se habían extrañado y vaya a saber por qué caprichos del destino, se habían dejado de ver. Pero estaban ahí, contándose la vida enfrente mío y me era imposible serle indiferente a tremendo acontecimiento.
El libro que estaba en mis manos, fue mi cómplice más oportuno para hacerme la distraída cuando en realidad, lo único que me interesaba era saber de esos dos seres, de unos cincuenta largos, que hablaban con una efusividad que sólo dan a las palabras, las emociones fuertes.
Pude saber que ella seguía viviendo en el mismo lugar, que la casa está inhibida y por eso no la pueden vender, que él hacía mucho que no pasaba por ahí, pero que también sigue en el mismo lugar, Carapachay, a tres cuadras de la estación. Cada tanto se hace un silencio como si les costara compactar lo vivido en los 25´ minutos que durará el viaje, pero después vuelven al ruedo; ella le cuenta que Silvana tiene un nene de 3 años, hermoso. Y yo no sé quién será Silvana, quizás sea la hija y con eso, le esté queriendo decir que fue abuela. Debe haber sido eso porque él la mira asombrado y con ojos de nostalgia, como si hubiesen sido algo antes, como si él siguiera enamorado (suponiendo que lo haya estado alguna vez, estoy casi segura de que si) y hubiese estado esperando años ese momento. Diecinueve para ser más exactos. Y estaba ocurriendo en ese instante, martes 27 de enero de 2009, 17.45 horas de una tarde nublada, linda, fresca a pesar de estar en pleno verano.
De repente me sentí una privilegiada. Cuántas personas presencian, hoy en día, un reencuentro? Si bien es cierto que los protagonistas eran ellos, yo también lo estaba siendo a mi modo, como espectadora. Y pensé, todo lo que la tecnología nos ha quitado (y dado también, por contraposición). Hace mil años (bueno, en realidad no tantos) que nadie me escribe una carta manuscrita, a puño y letra, como Dios manda. Con todas las personas que me encontré en el último año fueron por intermedio del feisbuc, y todas las historias de encuentros que escuché en este último año, fueron por el mismo medio. Y las emociones pasan por los signos de admiración, pero no por la piel. La historia se relata respondiendo signos de pregunta, sin ver los gestos que el relato produce. Estamos todos divinos, porque subimos las fotos donde mejor salimos, con nuestra mejor sonrisa y las patas de gallo y las pocas canas, ni se llegan a ver.
Pero ese hombre y esa mujer estaban viéndose tal cual eran, con todo el peso de los años encima, que a ambos le sentaban hermosamente. Se hablaban y quizás, hasta hayan percibido el ritmo de sus respiraciones, agitadas en el esfuerzo de contarse la vida. Qué lindo.
Ella se bajó en Munro, él, conmigo, en Carapachay. Sólo una estación de tren había separdo tantos años de ausencia. Sólo una.
Cuando estaba caminando hacia el otro lado de la vía nuestras miradas se cruzaron y creo que pudo percibir que le estaba dando las gracias por esta historia.

Fer

7 comentarios:

  1. ADORO LEERTE FER! tenes un don! pensalo (Gracias a la columna por este latiguillo) quiero ya leer el proximo!

    besote!

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Una historia pequeñita e inmensa a la vez, de esas que todo el tiempo nos rodean. Solamente hacía falta tu sensibilidad para captarla, para atraparla y darle forma en este texto adorable.
    Cuántos periodistas desearían tener tu capacidad para percibir y para narrar... Lo tuyo es admirable.
    Un beso grande...

    ResponderEliminar
  4. Hermosa historia, con un final mágico. Fer, escribis excelente

    ResponderEliminar
  5. que linda historia, es real? me gusto mucho y hubiera sentido lo mismo. besos y un fuerte abrazo maria rosa

    ResponderEliminar
  6. Mi amor,primero FELICITACIONES!!! Por fin tenes el espacio para que todos puedan disfrutar de tu mirada de la vida... y segundo sabes muy bien que me sorprendes cada con las anecdotas que recoges, dia a dia. Te amo mi amor!!! segui asi...

    ResponderEliminar
  7. clap clap clap clap. Excelente relato ferchus, esa mezcla de magia y critica es perfecta. Tenes mucha pasta para esto!!! La verdad que disfrute mucho cada palabra, punto y coma. Larga vida a las cronicas de Nanda.

    Bueno me voy a actualizar el facebook, tengo que subir nuevas fotos y aceptar a 132 nuevos "amigos".

    ResponderEliminar