viernes, 3 de septiembre de 2010

Con esa caja no te subo!

Llovía incesante -aún sigue lloviendo- sobre la mañana de Buenos Aires y ahí estábamos todos, intentando buscar nuestro milímetro cuadrado bajo el techo de la parada del colectivo; pasaron dos y no pararon, malditos desalmados.
Al rato (largo) vino otro que paró y yo bendije al chofer para mis adentros, como si fuera un acto de bondad y no su obligación, lo que estaba haciendo.
Mi agradecimiento hacia ese hombre duró unos doscientos metros, hasta la próxima parada, cuando comenzó a gritar, completamente sacado “con esa caja no te subo”; la destinataria de sus gritos era una mujer embarazada que llevaba una caja del tamaño de un cochecito de bebé; grande? Sí, un poco, pero nada que impidiera que pueda subir y llegar a destino.
El tipo estaba empecinado en no arrancar si la mujer en cuestión no se bajaba y la mujer estaba absolutamente convencida de que no lo haría. La situación se puso tensa, agresiva, lamentable.
Algunos pasajeros, también a los gritos, pedían que el colectivo arrancase e insultaban al chofer por hacerlos llegar tarde a sus trabajos; otros le pedían con calma que la llevara, que no le costaba nada y le preguntaban si no se daba cuenta acaso de que estaba embarazada.
Y en ese tira y afloje, la mujer seguía insistiendo, decía que ya había tomado un tren y un colectivo y que nadie le había hecho problemas; entonces recién ahí (y no por lo que ella decía, sino porque él así lo quiso), arrancó, fuerte y con bronca.
Ella se sentó, ubicó la caja en un costado y el viaje siguió como si nada.
La humillación me rebela, porque a pesar de todo, aún me cuesta entender por qué algunas personas se creen por encima de otras. En todos los órdenes de la vida; un poquito apenas de poder y zas!
El poder de manejar un colectivo, un club, un barrio, un municipio, una provincia, un país.
Y si para muestra basta un botón, aquí tienen el botón de lo que viví esta mañana.

Fer (sigue lloviendo/le sigue lloviendo al corazón)

1 comentario:

  1. El poder es una de las peores enfermadades de la humanidad
    El que tiene poder se piensa que es un ser superior, un iluminado, pero en realidad no entiende nada de la vida

    ResponderEliminar