martes, 16 de febrero de 2010

Corazones de Hojalata




Muerta de aburrimiento, entro una vez más al Messenger para ver quién de mis contactos está conectado y disponible. Para mi asombro, veo que el muñequito de mi hermana Cynthia está verde, por lo que le escribo un holaaaaaaaaaaaaaa con signos de admiración. Como no me contesta, le mando caritas sonrientes, corazones y finalmente un zumbido, al que responde con un lastimoso hola, casi fastidiada. La conozco.
Me dice que está trabajando, que no puede darme bola (textual), que después seguimos. Insensible. Y yo que tanto la extrañé mientras estuvo de vacaciones, muerta de frío, como escribió en su msn “frío polar en el Caribe Cubano”.
Creo que mis hermanos no entienden todavía que la familia que yo formé con Fede y agrandé con Larita, no hizo más que extender la que ya tenía, que son ellos (agrandados también), mi papá y mi mamá.
Y sin ser médicos me diagnosticaron “inmadurez emocional” por amarlos con el alma entera, por llamarlos cuando hace mucho que no se nada de ellos, por preocuparme por cosas con y sin importancia, por añorar su felicitad todo el tiempo.
Sin ir más lejos, hace unos días, cuando Cynthia y Lourdes se fueron de vacaciones y no teníamos noticias de si habían llegado sanas y salvas, pensaba en ellas y maldije al mismísimo Fidel Castro por hacer tan complicadas (y caras) las comunicaciones.
Larita de un momento a otro empezó a preguntar con su vocecita de bebé “Y Cynthia?, y Cynthia?”(léase Shintia). Ahí dije, chau! Algo les pasó, por qué la nombra tanto? Estarán perdidas en alguna isla tipo Lost, el gobierno cubano la detuvo por ser periodista, qué pasa que no llaman???!!!!
Desesperada, telefoneo al gran Aro Geraldes, quien me dice con voz de “no lo sabías?” “le dije a Erika que les avisara que Cynthia llamó, llegaron bien y la están pasando bomba!”
Ahhhh, ok! Resulta que estuve como tres días con todas sus noches sin saberlas a salvo y Erika que tiene un pequeño problema de cuelgue, no tuvo la delicadeza de aliviarme la angustia.
Como este ejemplo, puedo dar miles. Uno más desgarrador que el otro.
Llámenme exagerada, inmadura emocional, infantil, fatídica, tonta, idiota, imbécil; llámenme como quieran. Pero les advierto algo: no tengo pensado cambiar.

Fer (ultra sensible)

4 comentarios:

  1. Amiga cómo emocionas con tus crónicas. El final me hizo poner la piel de gallo (obviamente antes de ser gallina me muero). Eso de "no pienso cambiar" es fantástico.
    Tenes toda la razón del mundo cuando decís que con Fede y con Lara extendiste la familia que ya tenías. Suena tan lindo leerlo, pero más lindo es saber que lo sentís.
    Al contrario, a veces escucho a personas que dicen "mi familia ahora es mi mujer/esposo y mis hijos", como que se olvidan de los padres, hermanos y demás parientes, suena como "soy otro, alguien nuevo que no tiene pasado". No es así y vos lo demostras con esta crónica que sintetiza tus sentimientos y los sentimientos de muchos otros....
    A mí me dolería escuchar decir a mis hermanos "mi familia".... como si ahora que tienen sus parejas, sin presentes y sus futuros, yo ya no integro ese familia
    Felicitaciones
    PD: no hay nada como la familia... unida

    ResponderEliminar
  2. No cambies nunca Fer... Nada más lindo que ver cada mañana, aunque esté tapado de laburo, tu saludo en el msn.

    ResponderEliminar
  3. aporto otro adjetivo calificativo: boludaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!
    te queremos, inmadura como sos, tonnnnnnnntaaaa

    ResponderEliminar
  4. Hola¡
    Permiteme presentarme soy tatiana administradora de un directorio de blogs y webs, visité tu página y está genial, me encantaría contar con tu blog en mi sitio web y así mis visitas puedan visitarlo tambien.
    Si estas de acuerdo no dudes en escribirme
    Exitos con tu página.
    tancha2009@hotmail.com
    Un beso
    tatiana.

    ResponderEliminar